Otitis en bebés y niños: Qué es, causas, cómo tratarla y evitarla

otitis en bebés y niños

Índice de contenidos

A pesar de que la otitis puede ocurrir en cualquier momento de la vida, es durante la infancia dónde se presenta con mayor frecuencia, causando grandes molestias y dolor de oído en bebés.

La otitis en bebés y niños pequeños se puede presentar por distintas causas, pero principalmente se debe a infecciones del oído y es allí donde nos centraremos el día de hoy.

Antes de cumplir los 3 años de edad, cinco de cada seis niños presentan una infección de oído. Por esta razón, la otitis representa una de las causas más frecuentes de fiebre en niños y de consulta al pediatra.

¿Qué es la otitis?

La otitis es la inflamación del oído, pero generalmente cuando se habla de otitis, se refiere a la infección del oído medio (otitis media), que es la parte del oído que se encuentra posterior al tímpano y se comunica con la garganta a través de la trompa de Eustaquio.

La trompa de Eustaquio es más corta y horizontal en los niños, lo que favorece el paso con facilidad de los mocos al oído o incluso que obstruyan este conducto. Esto hace que se acumule moco o líquido a nivel del oído medio, favoreciendo el desarrollo de virus y bacterias que pueden ocasionar la otitis.

¿Cómo identificar la otitis en bebés ?

Los síntomas de la otitis pueden ser variados, pero el más característico es el dolor en el oído que puede acompañarse de fiebre.

Otros síntomas que pueden ayudarte a sospechar de una otitis los niños son:

  • Salida de pus a través del conducto auditivo.
  • Disminución de la audición.
  • Fiebre sin foco aparente.
  • Irritabilidad, agitación y llanto incontrolable.
  • El bebé se levanta llorando durante la noche.
  • Falta de apetito.
  • El niño se lleva sus manos al oído.
  • Si sabe hablar, te indicará que siente dolor en el oído.

La otitis externa, también conocida como otitis del nadador, se presenta frecuentemente posterior a baños en piscinas.

Afecta el conducto auditivo externo y cursa con dolor de oído, pero normalmente sin fiebre, ni toque del estado general.

Causas de la otitis en bebés y niños

La otitis se produce por la infección del oído medio por bacterias o virus, lo que hace que se inflame y produzca dolor en el oído. Algunas situaciones pueden aumentar el riesgo de sufrir una otitis como:

  • Moco en exceso, que puede viajar a través de la trompa de Eustaquio u obstruirla.
  • Bañar al niño en aguas contaminadas o piscinas con una alta afluencia de personas.
  • Usar bastoncillos para limpiar el conducto auditivo.
  • Humedad en los oídos.
  • Exposición al humo de tabaco.
  • El uso de chupetes, por el riesgo de contaminarse.
  • Los resfriados e infecciones respiratorias.
  • Asistencia a guarderías y cuidados infantiles.

Cómo tratar la otitis en bebés y niños

Antes de tratar la otitis, debe ser confirmada por el pediatra, el cual utilizará un dispositivo para ver a través del conducto auditivo y confirmar o descartar la infección del oído.

Una vez confirmada la otitis, el pediatra te indicará el uso de analgésicos orales, como paracetamol o ibuprofeno, para tratar el dolor de oído en el bebé. Además, dependiendo del caso, se utilizarán antibióticos para tratar la infección.

No todas las otitis ameritan usar antibióticos, por lo que es importante la consulta con el pediatra. El uso de antibióticos indiscriminadamente puede traer resistencia bacteriana. Por el contrario una otitis mal tratada, puede traer graves consecuencias para el bebé, desde cicatrices timpánicas hasta pérdida de la audición.

¿Cómo evitar la otitis en bebés y niños?

La prevención de la otitis en los niños y los bebés, en principio se basa en mantener al niño sano, con una buena alimentación e higiene para prevenir las infecciones. Otros cuidados que debes tener para evitar las infecciones de oído son: 

  • Mantén actualizado el esquema de vacunas del bebé, para prevenir infecciones respiratorias que desencadenen una otitis.
  • Recorta las uñas de los niños. Puede que en algún momento el niño sienta molestias en el oído y lleve sus manos hasta el conducto auditivo. Las uñas pueden lastimar la piel y propiciar la aparición de la otitis. 
  • Realiza lavados nasales en caso de que el bebé tenga mucho moco en la nariz, ya que este puede obstruir la trompa de Eustaquio o viajar hasta el oído medio. 
  • No introducir nada en el conducto auditivo, ni los dedos, ni objetos alargados, ni siquiera los bastoncillos o hisopos deben ser introducidos en el conducto auditivo, sólo la parte externa se debe limpiar en el oído
  • Ten cuidado durante el baño que no entre agua o jabón en el oído del bebé y asegúrate de secar bien las orejas después del baño.
  • Dar lactancia materna, que le brinda anticuerpos al bebé que lo protegen de las infecciones. 
  • Limpia los juguetes y las manos del niño constantemente, los juguetes pueden acumular gérmenes que pasan a la mano del bebé o el niño y de allí a la vía respiratoria o directamente a su oído. 
  • Aleja al niño de la exposición al humo del tabaco.
  • Utiliza tapones de oído al momento del baño para evitar la entrada de agua o jabón a los oídos.

Ante cualquier sospecha de infección, consulta lo más rápido posible con el médico.